Él no es un hombre de alta estatura,
Ni arrogante en su manera;
Él no toca trompeta para sí mismo,
Mientras vive día a día.

 

No tiene deseos de riquezas ni fama,
Pero nadie su lugar pudiera ocupar;
Él es de la manera que lo queremos,
"Nuestro querido Hermano Bill".

 

Él nos enseña con fidelidad
La Palabra no diluida,
No tiene maneras ilusorias, no ama ser alabado,
Solamente siguiendo al Señor.

 

 

Su habla es dulce y amable;
Él no levanta su voz,
Excepto para clamar en contra del mal,
Y allí Él no tiene opción.

 

Nunca tuvo mucho estudio,
De colegios y escuela;
Pero Él sabe lo que es importante,
Y de seguro Él no es el tonto de nadie.

.

 

 

Pues el conocimiento que se le ha dado
Es de arriba, Eternal;
Él no tiene un credo, excepto nuestro Cristo;
No ley, sino Amor Soberano,

 

No hubo un gran anuncio
En su modesto y humilde nacimiento;
Pero para nosotros Él es el hombre más grande
Que vive sobre la tierra.

 

Lo tomamos como más que un privilegio
Conocerlo como un amigo;
Compartimos todo lo que Él cree;
Y lo haremos hasta el fin.

 

 

Él dice que no es un predicador,
Él es modesto a más no poder;
Pero ponlo en el púlpito,
Y no es difícil de ver.

 

Él fue preordenado como profeta,
Que los hombres lo llamen lo que ellos quieran;
Dios nos concedió un gran favor,
Cuando nos dio a Nuestro Hermano Bill.

 

 

 

Firmado: "La Manada Pequeña"

Msje. La Restauración del Arbol Novia

22 de Abril, 1962